Los heraldos negros del capitalismo.

LOS HERALDOS NEGROS DEL CAPITALISMO.

por Miguel Arriagada

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

(Cesar Vallejo)

Cuando el hierro conquistador se posó sobre el continente americano no fue el metal que terminó por ultimar al indio, sino la peste. La América india quedó reducida al 5% de su población al entrar en contacto con el colonizador. La viruela y el sarampión, hijas del viejo mundo, pusieron la tierra en barbecho para la entrada triunfal de la cruz y la espada.

La peste adquiere dimensiones insospechadas, la podredumbre ataca al cuerpo social, desde las entrañas se van depredando las formas sociales reconvirtiéndose el cuerpo purulento, hasta alcanzar una estabilización crítica para volver a drenar sus humores, siempre al borde del punto crítico. Desde las minas de potosí, desde las plantaciones de azúcar y algodón, desde las encomiendas se drenaba la sangre del continente americano, para que fuera alimentar el momento primigenio del capitalismo[1].

Desde aquel tiempo, América Latina ha sido el paciente de su propia desgracia. Cuando el cuerpo moreno, llagado en hiel del pueblo haitiano se sacudió del dominio francés, de la enfermedad, del exceso de trabajo y el sadismo de los capataces[2], le costó 122 años pagaderos en francos como indemnización, el costo de la enfermedad terminal que había inoculado el dominio europeo.

Es la deuda, y la especulación sobre el débito, mecanismos de explotación que devoran la vida. En Chile en 1982 el virus neoliberal-militar en medio del desconcierto provocado por la orgía bestial de la dictadura, determinó la ofensiva del capital, el endeudamiento llegó al límite, el PIB cayó en un 14,3% y el desempleo se elevó por el 25%. El paisaje en las poblaciones fue el de siempre, ollas comunes y miseria, más miseria.

El virus toma forma en el mercado financiero, la expansión monstruosa de la especulación, demuestra el carácter parasitario que asume el capital embarcado en el gran casino que ha transformado la economía mundial. La apuesta sobre la apuesta, crear deuda sobre deuda, es el yugo pagadero en esclavitud que imponen sobre la espalda de la clase trabajadora.

Antes del Covid-19, la deuda del mercado mundial se empinaba por sobre los 253 billones de dólares. Estamos sentados sobre un volcán, bastaba el percutor que hoy se presenta en forma de pandemia. En Chile el 72% del ingreso anual se destina a pagar deudas[3], situación que se verá aumentada por la pandemia[4], ¿y cuando la gente no pueda cumplir con sus deudas?

Será el Estado que destine sus recursos a salvar a los especuladores, ya los gobiernos se anticipan[5], ya hasta parece lógico. En paralelo, en nombre de la unidad nacional, se intentará pasar la factura a la clase trabajadora, precarizar la vida aún más, ¿es posible precarizar aún más la vida, en Chile? ¿Qué escenario post apocalíptico depara el capitalismo?

La OIT anuncia que el desempleo mundial podría llegar a 25 millones de personas, acompañado de un crecimiento exponencial del subempleo[6]. JP Morgan proyecta en un 12% la caída del PIB chileno[7], el virus del capital financiero ha llegado a un límite de expansión planetaria, comienza a fagocitarse, destruye empleos, destruye industrias, devora sus propias fuerzas productivas para intentar desesperadamente volver a expandirse.

Hay golpes en la vida tan fuertes, esta pandemia que hoy se expande, es un heraldo negro que envía la muerte. Un golpe profundo que traerá consigo miseria, mas miseria para los pobres de siempre, pero también con ello la profunda convicción que el capitalismo ha llegado al límite devorado por grotescos especuladores, con la consecuente necesidad de luchar por el socialismo, liberar las fuerzas productivas retenidas por la codicia y gula burguesa, ampliar los límites de lo posible, para vivir en una sociedad próspera, una sociedad socialista, una economía planificada, una economía racional en manos de los trabajadores. Entonces, solo entonces la vida tendrá el papel que le corresponde, nuestra libertad no será la crepitación de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.


[1] Fue la extracción de recursos de América la que permitió la acumulación originaria que daría paso al capitalismo.

[2] Su promedio de vida era 21 años, y muchos morían tan solo tres meses después de haber llegado.

[3] “La contradicción entre lo que dicen las autoridades y lo que viven las familias”, fundación sol. http://www.fundacionsol.cl/2018/07/fundacion-sol-hay-contradiccion-entre-lo-que-dicen-las-autoridades-y-lo-que-viven-las-familias/

[4] “Bancos anuncian facilidades para créditos de consumo hipotecarios y pymes”, revista Pulso, La Tercera. https://www.latercera.com/pulso/noticia/bancos-anuncian-facilidades-para-creditos-de-consumo-hipotecarios-y-pymes/75PTDPSWW5BHHOLLP7Q3PVYY6E/

[5] “Ministro Briones se sincera: no vamos a poder salvar a todas las empresas”, Diario Financiero.https://www.df.cl/noticias/economia-y-politica/macro/ministro-briones-se-sincera-no-vamos-a-poder-salvar-a-todas-las/2020-03-17/084608.html

[6] “Crisis laboral coronavirus”, Telesur tv.https://www.telesurtv.net/news/oit-crisis-laboral-coronavirus-20200318-0024.html

[7] “En la semana negra de la bolsa de Santiago y el peso, jp Morgan lanza otro balde de agua fría al proyectar caída del 12% en el PIB” https://www.elmostrador.cl/mercados/2020/03/20/en-la-semana-negra-de-la-bolsa-de-santiago-y-el-peso-jp-morgan-lanza-otro-balde-de-agua-fria-al-proyectar-caida-de-12-en-el-pib/

Leave a Comment