¿Cuál Oposición?

Personalmente creo que en el Chile actual no existe más que una quimera de oposición. ¿Que es lo que han hecho los sectores de la ex nueva mayoría y que es lo que han hecho los sectores del Frente Amplio, desde que Chile se levanto en dignidad el 18 de octubre?: pues han intentado infructuosamente calmar al gobierno de Piñera, pedirle (casi de rodillas) que respete los derechos humanos, intentar no perder el dialogo y tratar de llegar a ciertos acuerdos; haciendo vista gorda de los asesinados, mutilados por carabineros, de los enfermos y muertos por covid (que se podrían haber evitado). En otras palabras la oposición ha intentado de manera impotente co-gobernar el régimen, ha intentado que Piñera los reconozca como interlocutores validos. Pero tristemente nunca lo lograron, ni nunca lo lograrán…

Una prueba evidente de ello, es que el gobierno de Piñera ha declarado inconstitucional prácticamente todas las propuestas de la “izquierda” parlamentaria: la del congelamiento del pago de servicios básicos, postnatal, la del CAE, la del retiro de los fondos de la AFP, etc.
¿Y cual ha sido la carta maestra de esta oposición estéril a la hora de defenderse de los constantes ataques y descalificaciones de la derecha?: levantar acusaciones constitucionales contra personajes como Chadwick (más recientemente contra Mañalich), presionar por la renuncia de ministros, apelar a la “locura” de Piñera (como en caso del senador Latorre de RD). Todas estas medidas no han hecho más que cosquillas al gobierno, y además han generado falsas ilusiones en el pueblo trabajador (en el fondo lo ha desmovilizado).

Pero hay que agregar que esta oposición no solo es fantasmal, si no que es también hipócrita y por tanto va para donde calienta el sol.

Mientras que el pueblo trabajador se ve cara a cara con el hambre y la represión, estas “caricaturas de izquierda” pactan con la derecha asesina (como el 15 de noviembre en el acuerdo por la paz y la nueva constitución) o votan leyes anti obreras como la de “protección del empleo” (votada por sectores como Revolución democrática y el PC) que tienen a extensas capas de la población cesante y fatigándose de hambre.

Es por todas las razones antes mencionadas, que no es extraño que ahora el PC proponga -siguiendo el mismo lineamiento de la derecha- institucionalizar las ollas comunes, y llevar un registros manejado por el Estado (al mas puro estilo de los aparatos de inteligencia de la dictadura) de las organizaciones y actores populares.

Es necesario que esta seudo oposición, entienda que en las ollas comunes del pueblo no tienen “pito que tocar”, que nuestra gente no tiene que pedirle permiso a nadie para organizarse en sus poblaciones y paliar el hambre. Es necesario que estos izquierdistas asuman el peso político de sus decisiones, ya que los únicos que han “pagado el pato”, son los pobres, los trabajadores, las madres solteras, los ancianos.
Por último decir, que la organización autónoma del pueblo debe continuar adelante, debemos hacer crecer en calidad y cantidad el poder popular, y con ello constituir un plan de lucha que nos permita superar la miseria, la represión y la infamia de este gobierno.

Por Cristian, colaborador de la Red de Solidaridad de Limache.

Leave a Comment